Conoce más acerca de Nicoatianatabacum, la planta a partir de la cual se elabora el tabaco

La tabaquera (Nicotianatabacum) es una planta herbácea de la familia de las solanáceas, que es conocida porque de las hojas de esta planta se hace el tabaco. La palabra tabacum es de origen incierto, posiblemente de palabras provenientes del árabe tabbaq con que se designaban plantas medicinales que mareaban o hacían dormir.

Tabaco planta

Tabaco

Es una planta herbácea, erecta, completamente pubescente, de 1 a 3 metros de altura y que según su ciclo vital, es anual. Relaxonomorfa con abundantes raíces secundarias y terciarias. El sistema radicular es muy amplio y puede llegar hasta los 30cm de profundidad. Tallo herbácea, erecta, gruesa y con pocas ramificaciones. Las hojas de forma variable (lanceoladas, ovadas o elípticas) están dispuestas de forma alterna sobre el tallo. Pueden llegar hasta 50 cm de largo, con la forma del ápice acuminado, margen entero, nervadura pennada, insertadas en el tallo sin pecíolo (sésil) y de un color verde pálido. El fruto es una cápsula de color marrón, de unos 15 a 20 mm de largo.

Actualmente es cultivado en unos 120 países de diversas latitudes y condiciones climáticas, pero debido al trabajo y dedicación que conlleva su recolección y producción, los mejores resultados se obtienen sólo en ciertos países. Para un crecimiento óptimo, la tabaquera debe crecer en un ambiente de entre 20 ° C y 30 ° C de temperatura, una humedad relativa del 80% -85% y en un suelo pobre en nitrógeno.

Las hojas de la tabaquera constituyen la fuente de la nicotina

 

En lo que respecta a su composición química, la planta del tabaco es rica en nicotina, un alcaloide líquido que está presente en toda la planta, excepto en las semillas, pero en porcentajes muy variados, siendo las hojas donde hay mayor concentración de este compuesto. Además, contiene anabasina (alcaloide similar a la nicotina pero menos activo), nornicotina: alcoloide similar a la nicotina y muy volátil, nicotoïna, nicotelina, pirrolidina, 2-β-piridilpiperidina, N-metilpirrolina e isoamilamina. También tiene un contenido de alrededor del 0,04% de esencias de tabaco, resinas, glucósidos, uno de los cuales desprende cianhídrico, así como diversos ácidos orgánicos.

Por lo que respecta a la toxicidad, la LD 50 o  dosis letal media de la nicotina es de 50 mg / kg en las ratas y 3 mg / kg en los ratones. 40-60 mg (0,5-1,0 mg / kg) puede ser una dosis letal para los humanos adultos. Por tanto, la nicotina tiene una toxicidad alta en comparación con muchos otros alcaloides como la cocaína, que tiene una LD 50 de 95,1 mg / kg cuando se administra a ratones.

Tabaco

Planta del tabaco

Sin embargo, es imposible sufrir una sobredosis a base únicamente de fumar (aunque es posible si alguien se pone parches de nicotina, mastica chicles de nicotina y / o fuma tabaco a la vez). Verter una concentración extremadamente alta de nicotina en la piel puede provocar intoxicación o incluso la muerte, pues la nicotina pasa fácilmente al flujo sanguíneo a través de la piel.

También puede haber otras fuentes de toxicidad asociada. Por ejemplo, según los tipos de abono utilizados la planta y el humo pueden contener Polonio-210. Es un elemento radiactivo presente en la cadena del radón y que se encuentra en la naturaleza, sobre todo en minas y en el fondo de la tierra, aunque también en el aire. Su actividad es muy elevada y se considera tan peligroso que no es suficientemente seguro como para ser usado en medicina, por ejemplo, y en cambio sí se ha utilizado como potente veneno. En Europa hay toda una red de detectores que controlan su concentración en el aire. Emite partículas alfa.

La tabaquera consumida en forma de tabaco incluye, además de las anteriores, otras sustancias altamente tóxicas, que son añadidas directamente como componentes del alquitrán o bien se generan por la combustión de éste, en el caso de cigarrillos y pipas.

Su cultivo no solo tiene la producción de tabaco como objetivo

 

Se utiliza sobre todo para la producción de tabaco. También se utiliza como insecticida para animales y plantas, en especial para fumigación de invernaderos. Tradicionalmente el tabaco se ha utilizado en humanos para hacer tratamientos antihelmínticos, insecticidas, antidiarreicos, para el dolor de cabeza, de oído y de muelas.

¿Qué opinas tú?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *